Archivo de la etiqueta: Funciones del cuento

12. FORMALISMO RUSO

“El formalismo ruso reacciona inicialmente contra las dos tendencias más representativas de la crítica literaria de su tiempo: el positivismo histórico y la crítica impresionista. En consecuencia, los formalistas tratan de constituir la literatura en el objeto de conocimiento específico de una determinada disciplina científica, una poética formal, que, desde principios metodológicos propios, dé cuenta de las cualidades estéticas esenciales de la obra literaria. Desde este punto de vista, consideran que la literariedad (literaturnost’) constituye el objeto principal de estudio de la ciencia literaria, al ser lo que confiere de forma específica a una obra su calidad literaria, lo que constituye el conjunto de los rasgos distintivos del objeto literario.”

Jesús G. Maestro · Introducción a la teoría de la literatura – ISBN 84-605-6717-6.

El formalismo supuso una revitalización de la Poética y la Retórica de las tradiciones clásica y clasicista. Su enfoque del texto literario evidencia su interés por las cuestiones formales y se realiza de acuerdo a concepciones retóricas. Al mismo tiempo, la crítica literaria rusa incluye, en su planteamiento, el aspecto político y social de la literatura (V. Bielinski, N. Chernishevski, N. Dobrolyubov, D. Pisarev…)

El enfoque formal de estos críticos surge paralelo al desarrollo del simbolismo y el futurismo en Europa occidental, de manera que futuristas y formalistas compartieron algunas ideas, como  la primacía de la palabra autosuficiente sobre el contenido o la ausencia del sujeto como objeto de interés.   (VANGUARDIA ARTÍSTICA // VANGUARDIA CIENTÍFICA)

El punto de partida del formalismo supone, según Roman Jakobson (1921), una reacción, una ruptura con la historia de la literatura precedente, en la que los historiadores “se servían de todo: vida personal, psicología, política, filosofía. En lugar de una ciencia de la literatura, se creaba un conglomerado de investigaciones artesanales […] Si los estudios literarios quieren convertirse en ciencia, deben reconocer el procedimiento como su “personaje” único.” (Jakobson, Questions de poétique) Los formalistas fueron los continuadores de una tradición que se interesaba por los aspectos formales y por los procedimientos.

Los autores  que representan en Rusia en el siglo XIX el interés por los aspectos formales de la literatura son el comparatista A. Veselovski; y el lingüista A. Potebnia.

1.      ORIGEN DEL FORMALISMO RUSO

El Formalismo  surgió a partir de dos grupos diferenciados: el Círculo Lingüístico de Moscú, fundado en 1915, y el OPOJAZ (o Sociedad para el Estudio de la Lengua Poética). El primero, dinamizado por R. Jakobson (1896-1982), que marcha a Praga en 1920, realizó estudios sobre la lengua poética y métrica; el grupo se vio desarticulado en 1927. El OPOJAZ estaba constituido por profesionales del lenguaje y teóricos como Viktor Shklovski (1893-1984) o Boris Eichenbaum (1886-1959).

El valenciano  Pau Sanmartín Ortí, en Otra historia del formalismo ruso (2008) replica a esta versión oficial sobre el origen del formalismo, elaborada por Jakobson como una escuela desarrollada a partir de los dos grupos. Según este autor, los actores que aportaron las tesis y conceptos centrales del formalismo están en su mayoría en OPOJAZ y no en el Círculo Lingüístico de Moscú, que había sido una escuela de lingüistas y folkloristas, con escasas aportaciones al campo de la crítica literaria o al estudio de la vanguardia. Del Círculo Lingüístico de Moscú sólo son rescatables para la crítica literaria las aportaciones de Jakobson, que era también miembro de OPOJAZ.

 2.      ETAPAS DEL FORMALISMO RUSO

…se perfilan las personalidades marcadas de sus componentes. Viktor Shklovski representa la figura del líder, el más intuitivo e ingenioso y el de mayor capacidad polémica; aunque también fue quien más contradicciones y “autocríticas” protagonizó a lo largo de su evolución. Frente a él, Tyniánov es el profundo estudioso de la lengua poética, mientras Eijembaum y Tomashevski se consolidaron como los más asiduos y dotados para la inserción y articulación de los principios teóricos formalistas en la sistemática de la Historia literaria. O.Brik fue el animador de muchas de las ideas de sus compañeros, sin procurar nunca protagonismo de escritura, aunque su solvencia intelectual se revela en sus consideraciones sobre el ritmo. Por último, el poeta Maiakovski representa para los formalistas el estímulo creador, ajeno por completo al ámbito de la teorización pero en íntima convivencia con la escuela.

  El caso de Jakobson merece un tratamiento especial… (Crítica Literaria, García Berrio y Hernández Fernández, pág.61-62.)

Victor Erlich (Russian Formalism: History, Doctrine, 1955) señala tres etapas en el desarrollo del formalismo ruso:

- 1916-1920: etapa de enfrentamiento y polémica (Hay que recordar que estos son años conflictivos en Rusia, donde ha tenido lugar la Revolución de Octubre de 1917)

- 1921-1926: desarrollo

- 1926-1930: crisis y disolución.

2.1. Primera etapa formalista. Los documentos de esta etapa son:

-Estudios sobre la teoría del lenguaje poético, que son colecciones de artículos, una de 1916 y otra, ampliada, de 1917.

-Poética (1919), grupo de artículos que incluye, por ejemplo, trabajos de Boris Eichenbaum, y  “El arte como procedimiento”, de V. Sklovski (1917), verdadero manifiesto de la estética del formalismo, donde se explica que la imagen poética no hace más asequible la realidad, sino al contrario. La finalidad del arte es  “dar una sensación del objeto como visión y no como reconocimiento; el procedimiento del arte es el proceso de singularización de los objetos y el procedimiento que consiste en oscurecer la forma, en aumentar la dificultad y la duración de la percepción. El acto de percepción en arte es un fin en sí y debe ser prolongado.”  (en Théorie de la littérature, T. Todorov, 1965)

-La nueva poesía rusa, de R. Jakobson, (1921) (autor que estará unido al formalismo ruso, al checo –Círculo Lingüístico de Praga-  y al estructural de los años 60), en el que expone con claridad el ideal del formalismo: “el objeto de la ciencia literaria no es la literatura, sino la literariedad (literaturnost”).

“El término de “literariedad” («literaturnost») fue un tecnicismo puesto en circulación por los formalistas rusos a principios del siglo XX, quienes llegaron a proclamarla el objeto específico de la Crítica y en general del estudio de la Literatura. La «literariedad», es decir, la especificidad formal-estética incorporada en el lenguaje literario, y no la Literatura como tal en conjunto, era para los formalistas el “objeto” de sus investigaciones y análisis críticos y teóricos. Conviene advertir que, en los momentos de formular aquella precisión, los mecanismos “lingüísticos” de la “forma” literaria y no otros de sus constituyentes (como los símbolos de la imaginación, las peculiaridades conceptuales conscientes o inconscientes del contenido, la determinación cultural de las estructuras comunicativas de género, etc.) eran los objetos seleccionados con preferencia (casi en exclusiva) por la atención científica de la Critica.”  (Crítica Literaria, García Berrio y Hernández Fernández, pág.43-44)

Otros formalistas destacados de esta etapa son V.Zirmunski, B. Tomachevski, Iuri Tinianov, V. Vinogradov. V. Zirmunski es presidente del “Departamento de Historia de la literatura”, fundado en 1920, en el Instituto Estatal de Historia del Arte de Petrogrado, en cuyo seno se publica otra colección de trabajos llamada Problemas de poética.

2.2. Segunda etapa formalista (1921-1926).  La etapa de desarrollo de la escuela formalista supone una ampliación de los temas tratados, que pasan, de centrarse exclusivamente en el significante poético, a consideraciones más amplias que tienen en cuenta la sintaxis y la semántica. Además, se perfilan los primeros enfoques sistémicos en su interés por la historia de la literatura, considerando la obra en un contexto amplio, un “sistema” en el que cada procedimiento tiene una función (se desarrollan la estilística, métrica, teoría de la narración, teoría de los géneros). Las relaciones entre la literatura y la lingüística se ven de maneras diferentes en Moscú y en San Petersburgo. Boris Tomachevski sintetiza las aportaciones de esta época en su Teoría de la Literatura. Poética  (1925). También destaca La teoría del “método formal”, escrito por Boris Eichenbaum (1925).

Lo más relevante de esta etapa es, sin duda, la consolidación de su guerra con el marxismo, evidenciada ya en la Literatura y revolución de Trotski (1923): aunque se aceptan los resultados de la investigación formalista, el marxista necesita explicar las razones históricas de los productos artísticos. Bujarin representará un intento de sintetizar ambas corrientes de pensamiento, pese al ataque frontal del círculo de M. Bajtin, plasmado por P.N.Medvedev en su El método formal en la ciencia literaria (1928).

2.3. Etapa final (1926-1930) Los formalistas son conscientes de la necesidad de atender al aspecto exterior de la obra artística, lo que se refleja en la orientación socioformalista de Literatura y hábitos literarios de Eichenbaum (1927); se intenta una concepción más dinámica de la literatura, que no puede ser independiente de su contexto. Tinianov, que habla del “hecho literario vivo”, explica que el conjunto de las obras literarias, y la propia literatura, pueden calificarse como sistemas, cada vez más complejos, donde cada obra literaria es un sistema, dentro de un sistema más amplio.  (“Sobre la evolución literaria”)

Tinianov y Jakobson exponen su definición funcional de literatura y la necesidad de una perspectiva diacrónica, en 1928 (Los problemas del estudio de la literatura y la lengua), y  Vladimir Propp escribe su Morfología del cuento (1928).

En 1930, V. Sklovski firma la disolución del grupo, pese a que sus ideas se vieron recogidas y continuadas. Además, algunos de sus integrantes, tras la muerte de Stalin, publicarán nuevos trabajos sobre ficción narrativa, versificación, poética o estilística, y Victor Erlich difundirá las teorías del grupo (1955).

 3.      LA HERENCIA FORMALISTA

3.1. El Círculo Lingüístico de Praga (1926-1940) contó con algunos de los representantes del formalismo, como Jakobson (que defendió la continuidad entre ambos grupos) y Pietr Bogatirev.

3.2. René Wellek, miembro del Círculo Lingüístico de Praga, emigró en 1935 a EEUU, y en su célebre Teoría literaria, escrita con Austin (1949), evidencia en el propio prólogo su deuda con el formalismo, concretamente con la Teoría de la literatura de Tomachevski.

3.3. Helmut Hatzfeldestablece una relación entre estilística y formalismo ruso en 1956, que ya había sido expuesta por el mejicano Alfonso Reyes en un trabajo de 1940.

3.4. Roman Jakobson, en 1958, en Bloomington, en la Universidad de Indiana pronunció una conferencia que supuso la verdadera revitalización del formalismo, al explicar la función poética como aquella por la que el mensaje llama la atención sobre sí mismo.

3.5. Tzvetan Todorov difunde las ideas formalistas al recopilar en una antología, traducida al francés, diferentes textos de la escuela (Théorie de la littérature, 1965). En 1972 vincula el resurgimiento de la poesía en Rusa a principios de los 60 con el estructuralismo y la semiótica, y el formalismo

3.6. M.M.Bajtin también relaciona los estudios formalistas con los trabajos semióticos de la escuela de Tartu, representada por Iuri Lotman, que había empezado en los años 60 (el propio Iuri Lotman admite esta relación con el formalismo de Tomachevski).

3.7. Hans Robert Jauss también tiene en cuenta a los formalistas en su fundamentación de la Estética de la Recepción (1967).

4.      TEMAS PRINCIPALES

 1. LA CIENCIA DE LA LITERATURA. El principal problema para los formalistas, expuesto por Eichembaum en 1925, es la propia literatura como objeto de estudio, su carácter intrínseco, porque la ciencia de la literatura tiene que llegar al conocimiento de las particularidades específicas de los objetos literarios.  Esto les lleva a preocuparse por la creación de una teoría de la literatura; así, en palabras de Jakobson, “el objeto de la ciencia de la literatura no es la literatura, sino la literariedad, es decir, lo que hace de una obra concreta una obra literaria” (Questions de poétique, 1973). Dicha “literariedad” se concreta a través de procedimientos literarios, que se justifican por cumplir una función. Para hacer ciencia literaria hay que fijarse en los rasgos formales que llevan a descubrir las cualidades intrínsecas de dichos materiales, hay que enfrentarlos con materiales que no puedan considerarse literarios pero que tengan en común con la literatura el lenguaje.

2. LENGUA LITERARIA vs LENGUA COMÚN. La comparación más obvia será con el lenguaje cotidiano, lo que orienta a los formalistas hacia la Lingüística para comparar la lengua en su funcionamiento literario y en su uso común. La finalidad del lenguaje será distinta cuando es usado poéticamente: si en el uso cotidiano la lengua tiene una función práctica y comunicativa, en su uso poético la comunicación no es la principal finalidad: los propios sonidos pueden tener una función autónoma, no vinculada al sentido (Es la línea de los poetas futuristas rusos que buscaban una poesía donde la palabra fuera autosuficiente, la “poesía transmental” o “lenguaje zaum”). Esta concepción del lenguaje poético llevó a los formalistas rusos a desarrollar, en su primera etapa, una preocupación por el sonido y la grafía, con los problemas del metro y el verso. Como consecuencia, acabaron con la dicotomía entre el fondo y la forma, puesto que el sentido, cuando existe, es efecto de la forma, y la forma ya no es un “simple recipiente” del sentido. El término “forma” será sustituido por el de “estructura”.

“Sobre las diferencias entre lenguaje poético y lenguaje estándar, V. Shklovski, en su artículo de 1917 sobre “El arte como artificio”, insiste constantemente en el concepto de automatización, al advertir que “si examinamos las leyes generales de la percepción, vemos que una vez que las acciones llegan a ser habituales se transforman en automáticas”.

En el mismo sentido se manifiesta B. Eichenbaum, si bien desde presupuestos semánticos, al afirmar que el lenguaje poético modifica la dimensión semántica de la palabra, pues deja de ser comprendida en sus sentidos referenciales para adquirir un valor semántico válidamente operativo en los límites del discurso literario, determinado por su ambigüedad y polivalencia significativa. Igualmente, I. Tyniánov considera que los nexos formales del lenguaje poético son mucho más rigurosos y solidarios que los del lenguaje estándar ya que, según su análisis de las interrelaciones entre los elementos semánticos y rítmicos del poema, el examen de la lengua literaria revela una disposición formal cuyas exigencias no satisface en absoluto el lenguaje cotidiano.” (Jesús G. Maestro · Introducción a la teoría de la literatura – ISBN 84-605-6717-6.

3. LA DESAUTOMATIZACIÓN. Los formalistas se engloban en una concepción estética general, cuyo principio básico es el de la desautomatización de la percepción de la forma: el receptor de la obra de arte debe percibirla deteniéndose a ello, con atención en el mismo proceso.

En  los análisis de los formalistas, el enunciado literario logra, merced a la peculiar tensión de las formas del texto, desautomatizar el valor de sugerencia del constituyente verbal desgastado por el hábito de su empleo práctico cotidiano. De esa manera el artificio formal aparece como la garantía más elocuente del arte literario en la famosa fórmula de Shklovski del arte como procedimiento o artificio (“priem”). (Crítica Literaria, García Berrio y Hernández Fernández, pág.60.)

Ya Sklovski (1917) había manifestado su oposición al concepto del lingüista Alexander Potebnia (1835-1891) de que la imagen poética hace más asequible la realidad; para el formalista, la imagen poética sirve al poeta como medio para singularizar y hacer extraño el objeto al que se refiere. Esta singularización y “desfamiliarización”, este  extrañamiento (Ostranenie) hace que el receptor se fije en lo que dice y en cómo lo dice y, por tanto, provoca la desautomatización, crea una impresión máxima, mediante procedimientos como la metáfora, la comparación, el paralelismo, la hipérbole…  Al reforzar la sensación, se combate el automatismo de la percepción, que es el enemigo del arte

Jakobson también ve los procedimientos literarios como medio para hacer más sensible al objeto. (“Los tropos nos vuelven el objeto más sensible y nos ayudan a verlo”, en Sobre el realismo artístico, 1921). El arte, que depende de la percepción, ha de ser necesariamente construido mediante el principio del realce de la forma, incluso en el arte realista, lo que implica la relatividad del concepto de “verosimilitud” para Jakobson. Este formalista señala cuatro tipos de verosimilitud: la del autor reformador, la del autor conservador, la del lector reformador y la del lector conservador, según tengan una actitud reformadora o conservadora respecto a los valores artísticos de su época.

4. TEORÍA DE LA HISTORIA LITERARIA. Los formalistas señalan que cuando las formas se automatizan por la repetición de la percepción, pierden su carácter artístico, y surge una nueva forma que la reemplace y cumpla con la función estética. La forma de la obra literaria es una forma dinámica, y los procedimientos, pues, se definen por su función en cada época.

Iuri Tinianov (“El hecho literario”, 1924) señala la dificultad que conlleva todo intento de aislar la obra literaria. Años después, en “Sobre la evolución literaria” (1927) desarrolla la noción de “construcción” (el carácter descomponible de la obra literaria en unidades y niveles inferiores) y enfatiza el carácter relativo del hecho literario, puesto que, en el momento en que éste deja de ser percibido como tal en una época concreta, para otra época pasará a ser un fenómeno de otro tipo no literario. Por tanto, las formas evolucionan también de manera autónoma.

El concepto de historia literaria de Tiniánov no implica una continuidad, sino, por el contrario, la destrucción de lo ya existente para crear algo nuevo a partir de ello. Se trata de un aspecto dialéctico implícito en todo cambio artístico. En este sentido, Sklovski habla de la “autocreación dialéctica de formas nuevas”, con lo que insiste en la idea de autonomía de la evolución literaria. La evolución literaria se explica en términos de sustitución de sistemas, y éstos cambian cuando cambia la función de los elementos formales.

Por otra parte, en el marco del carácter descomponible de la obra literaria en unidades y niveles inferiores, y dentro del sistema de la literatura, Tinianov (“Sobre la evolución literaria”) considera la obra literaria como otro sistema, en el cual cada elemento (estructuración de los hechos, estilo, ritmo, sintaxis, semántica…) tiene una “función constructiva”  de sus componentes por su posibilidad de entrar en correlación con otros elementos de la obra o de otras obras. Además, ese elemento puede relacionarse de dos maneras: bien con elementos diferentes de otras obras y de la propia obra (función sínoma), bien con elementos semejantes que pertenecen a otras series o sistemas (función autónoma). Cada sistema refleja un aspecto homogéneo de la realidad a los que Tinianov llama “serie”, y el “hecho literario” sólo existe como hecho diferencial de la serie literaria.

La vida social es una serie vecina que se relaciona con la serie literaria.

5. GÉNEROS LITERARIOS. Los formalistas, como fundadores de la teoría de la literatura, fueron los primeros en desarrollar una teoría de los géneros literarios con una perspectiva “teórico-literaria”, abandonando las teorías psicologistas o metafísicas previas (Platón, Hegel…) y acercándose más a perspectivas formales y constructivistas (Aristóteles). Enfocan el problema como la posibilidad de agrupar las obras de acuerdo con la utilización de ciertos procedimientos, y dividen los géneros en dos campos cerrados: el verso y la prosa. Cada género se caracteriza por unos procedimientos perceptibles alrededor de los cuales se agrupan los demás procedimientos. No hay un único criterio para diferenciar los géneros, que pueden agruparse por temas, por el destino de la obra, por el uso de verso…

En cualquier caso, cualquier clasificación no puede ser cerrada ni válida para todas las épocas (puesto que la función de un procedimiento cambia en el tiempo). Tinianov habla de “género variable” según el sistema con el que se relacione, porque los rasgos del género cambian, y, en la misma línea, Eichembaum señala que un género elevado degenera hacia lo cómico o lo paródico. Boris Tomachevski (Teoría de la literatura, 1925) explica el desarrollo de un género por la tendencia de una obra a parecerse a otra anterior, y distingue grupos de obras según la combinación que se establece entre los procedimientos, entre los que uno adquiere un papel de agrupar y al que Tomachevski llama dominante:

-si los procedimientos se combinan por afinidad, hay una diferenciación natural;

-si se combinan por la finalidad de la obras, hay una diferenciación del hábito literario;

-si la relación es de imitación con obras pasadas o tradiciones literarias, hay una diferenciación histórica.

6. ESTILÍSTICA

-En cuanto a los géneros en verso, son muy importantes las teorías de métrica formalistas, en las que el análisis busca la explicación estética. Osip Brik trabaja sobre las repeticiones sonoras, el ritmo y la sintaxis; Tomachevski sobre el ritmo; Tinianov integra la métrica en la semántica (El problema de la lengua poética, 1924); Zirmunskij sobre la rima de la poesía rusa y la métrica.

-Respecto a la escritura en prosa, uno de los principios organizadores de la literatura en prosa es la diferenciación entre la fábula, lo que realmente ha ocurrido, y la trama (o “siuzhet”), que es la manera en que se combinan los hechos ocurridos en la obra. Establecieron tipos de “siuzhet” (construcción en escalera, en rondel, en paralelo…) que fueron desarrollados por el estructuralismo posterior. Esta diferenciación será el pilar fundamental de la narratología desarrollada en los años 60 y 70.

Fernando Cabo Aseguinolaza y María do Cebreiro (Manual de teoría de la  literaria, 2006) establecen un paralelismo terminológico:

 También se relaciona con la narratología la teoría de Tomachevski sobre la motivación, es decir, la justificación de la presencia de un elemento en la obra, y distinguía entre motivación composicional (el motivo se justifica por su papel en el desarrollo de la fábula), realista (el motivo es exigido por la verosimilitud) y estética (el motivo obedece a un procedimiento de singularización de la forma).

Eichembaum resalta la importancia que tiene el hecho de que las formas en prosa se asocien al lenguaje escrito, y teoriza sobre el género “skaz” (tipo de composición narrativa de cuentos populares de autores como Gogol); Tomachevski trata las diferencias entre relato objetivo (el autor lo sabe todo, el narrador omnisciente de hoy) y relato subjetivo (la narración se sigue por un narrador concreto); Sklovski teoriza sobre narración corta y señala dos formas de unir varias narraciones cortas: por enhebramiento –un personaje común-, o por encuadre –una narración corta sirev de cuadro para un conjunto de narraciones cortas-.

Pero, sin duda, una de las contribuciones fundamentales del formalismo fue la Morfología del cuento, de Vladimir Propp (1928), en cuanto que supuso un modelo de estudio de la narración. Propp compara entre sí los temas de los cuentos maravillosos, para lo que aisla las partes constitutivas y llega a establecer una morfología, una descripción de los cuentos a partir de sus partes y de las relaciones entre ellas; así, se observan constantes y variables, que permiten la formulación de cuatro principios:

  1. las funciones de los personajes son constantes, y son las partes constitutivas fundamentales
  2. el número de funciones es limitado: Propp distingue 31.
  3. la sucesión de las funciones es siempre idéntica
  4. todos los cuentos maravillosos pertenecen al mismo tipo en lo que concierne a su estructura.