Archivo de la etiqueta: Félix Vodicka

14. EL CÍRCULO LINGÜÍSTICO DE PRAGA

Coincidiendo en el tiempo con la última etapa de la escuela formalista rusa, se funda el Círculo Lingüístico de Praga, en cuyas reuniones destaca Roman Jakobson, protagonis­ta del Círculo de Moscú. La Escuela de Praga continúa algunos problemas planteados por la teoría literaria formalista, pero con distinta actitud. Los investigadores de la Escuela de Praga, al considerar la obra literaria como algo estructural superan el mecanicismo de los formalistas que convertían la crítica literaria en un simple recuento de procedimientos, en una simple taxonomía. Y, pese a los aspectos semejantes entre ambos grupos, como la consideración funcional de la lengua literaria, la escuela checa presenta dos matices propios al considerar la creación de una teoría literaria estructural, una poética estructural, y, a su vez, la fundación de la semiología del arte.

 I. INFLUENCIAS

 1. Fue fundamental la publicación del Curso de Lingüística General (1916) de F. Saussure y su posterior influencia en la teoría lite­raria para el surgimiento de la escuela estructuralista. R. Jakobson cuenta que “la cuestión de las relaciones” fue lo que más le impresionó, y esa idea constituye el centro del estructuralismo, destacando un término fundamental, el de “oposición”. Así, la influencia de la lingüística dio lugar a la primera escuela de poéti­ca estructural, y, según Dolezel (1993), Jakobson acuñó el término de “estructuralismo” ya en 1929 para referirse a las teorías del Círculo Lingüístico de Praga.

Jakobson estaba señalando la incidencia de la idea de relación como centro del estructuralismo, la extensión de la consideración estructural a todas las artes, e incluso el alcance que las tesis del estructuralismo tenían como principio organizador de toda investigación científica.

2. Además, hay que señalar la influencia de la filosofía fenomenológica de Edmund Husserl, que llegó a participar en alguna reunión del CLP. La obra de arte literaria (1930) de Roman Ingarden, es un ejemplo de la aplicación de los principios de Husserl a la literatura, pero su influencia fue más allá, como explica Elmar Holenstein (“Jakobson phénoménologue”, 1975), al destacar tres aspectos del pensamiento de Jakobson en que se observa el influjo de la fenomenología: el papel del sujeto en la cons­titución del lenguaje, el papel del lenguaje en la constitución del mundo, y papel de la concepción fenomenológica de la teoría de las relaciones.

3. También hay que tener en cuenta el papel que desempeñó la tradición checa de ense­ñanza de la estética en la Universidad. Jan Mukarovsky ocupó en 1938 una cátedra de estética de la que en el siglo XIX había sido primer titular el postkantiano J. F. Herbart (1776-1841), y cuya tradición puede calificarse de protoestructuralismo, en cuanto en la descripción de la obra artística y en la idea misma de belleza se asigna un papel fundamental a las relaciones entre imágenes. Mukarovsky ilustra la conjunción de fenomenología, lingüística estructural y tradi­ción estética.

II. HISTORIA DEL CLP

II.1. Roman Jakobson en Praga. En la constitución y desarrollo del Círculo Lingüístico de Praga tuvieron un destacado papel los miembros del Circulo Lingüístico de Moscú, especialmente Roman Jakobson, que reside en Praga desde 1920, y en 1923 publica una innovadora teoría del verso checo, en la que Jakobson plantea y resuelve la cuestión considerando los recursos métricos como una con­vención artística. Esta solución resulta bien acogida entre quienes no esta­ban satisfechos con el historicismo decimonónico de la ense­ñanza de la lingüística. 

II. 2. Fundación del Círculo Lingüístico de Praga. El CLP se constituyó formalmente en octubre de 1926. A la primera reunión acudieron Vilém Mathesius, Roman Jakobson, Bohuslav Havránek, Bohumil Trnka y Jan Rypka. Llegó a contar con cincuenta miembros, no solo checos, y destacaron Jan Mukarovsky, Nicolai S. Trubetzkoy y el etnólogo Petr Bogatyrev.

II. 3. Consolidación. En los años 30, se unen estudiosos más jóvenes como Rene Wellek, Félix Vodicka (fundamental para la moderna teoría de la recepción), Jiri Veltrusky o Josef Vachek. Asisten ocasionalmente personajes internacionales como los filósofos Edmund Husserl o Rudolf Carnap, el formalista Boris Tomachevski o el lingüista francés Émile Benveniste.

Mukarovski da la primera definición de estructura como “un conjunto de elementos estéticamente actualizados y agrupados en una compleja jerarquía cohesionada por el dominio de uno de los elementos sobre el resto“ (1931), y desarrolla otros conceptos como el Tema.

II. 4. Tercera etapa: 1934-38. Mukarovski escribe tres libros sobre semiología: El arte como hecho semiológico (1934),  Función, norma y valor estéticos como hechos sociales (1936) y Denominación poética y función estética de la lengua (1938).

II.5. Etapa final.Con la huída de R. Jakobson de Checoslovaquia antes de la invasión nazi -marzo de 1939-, se cierra el capítulo más dinámico de la vida del CLP.

Destacó FÉLIX VODICKA, comparando las literaturas checa y francesa (La historia de la recepción de las obras literarias (1941) y La concreción de la obra literaria (1942).

Tras la guerra retomaron sus actividades públicas, en junio de 1945, y se mantuvo hasta diciembre de 1948, siendo Jan Mukarovski la figura central, pero sin la misma trascendencia.

III. DOCUMENTOS DEL CLP

Los documentos fundamentales de la Escuela de Praga ocupan ocho volúmenes de los Travaux du Cercle Linguistique de Prague, escritos en francés, inglés y alemán, y publicados entre 1929 y 1939. Hay que destacar:

-Tesis del Círculo Lingüístico de Praga, presentadas por los miembros del grupo en el Primer Congreso Internacional de Lingüistas de la Haya, celebrado en 1928, donde se traza el programa y los puntos de partida para el estudio estructural de la lengua, incluyendo lógicamente el de la lengua poética. Por ejemplo:

-Algunos estudios dedicados a la lengua literaria, como los de Havranek, Mukarovsky y Jakobson emplean el enfoque funcional. Los teóricos praguenses tratan de estudiar la literatura como un fenómeno activo que está dentro de la sociedad, caracterizado por la heterogeneidad. Por eso siempre hablan de lengua Estándar y no de lengua Natural. Conciben la estratificación funcional de la lengua a partir de pares de rasgos

–lengua intelectual vs. emocional,
–oralidad vs. escritura,
–habla dialógica vs. monológica,
–lengua informativa y lengua poética,
–lengua práctica y teórica, [divisiones, a su vez, de la lengua informativa]
–lengua popular vs. lengua literaria

-Mukarovsky ofrece sus tesis más conocidas para la construcción de la semiología de la obra literaria.

IV. TEORÍA DEL ESTRUCTURALISMO CHECO

Frantisek W. Galán (Las estructuras históricas. El proyecto de la Escuela de Praga (1928-1946), 1984), señala que en los veinte años más fecundos del CLP se produce un tránsito o movimiento, que va de un predominio de la sintaxis a preocupaciones pragmáticas, pasando por cuestiones que tienen que ver con la semántica. Este proceso se desarrolla en tres fases

a. una primera fase, en que predominan las cuestiones de sintaxis, próxima al formalismo.

b. una segunda fase en que se incluyen cuestiones semánticas y extratextualesy la literatura se pone en relación con el contexto social. Al final, se aproximan a las categorías semióticas de Charles Morris

c. una última fase, la semántica cede su lugar a la pragmática, y la obra de arte se concibe como un signo que sirve para comunicar a los miem­bros de la comunidad literaria, a la vez que toma forma en distintos objetos estéticos. Se considera la obra como un hecho comunicativo en unas circunstancias históricas precisas, que, a su vez, influyen en su funcionamiento.

IV.1. Las funciones de la lengua

a. DIALECTOS FUNCIONALES. La lengua es concebida como un sistema de medios de expresión apropiados a un fin, por lo que, a la hora de analizarla, hay que tener en cuenta la intención del sujeto hablante y la función. En las Tesis de 1929 del Círculo Lingüístico de Praga se toma en cuenta los dialectos funcionales, porque las funciones de la lengua son una exigencia de todo estudio del fenómeno lingüístico; se distingue entre lenguaje interno y lenguaje externo, teniendo en cuenta el índice de intelectualidad o afectividad:

-lenguaje intelectual externo, con un destino social, propio de textos de tipo científico o periodístico

-lenguaje emocional interno, que también tiene un destino social, o es, sobre todo, una descarga de la emoción que experimenta el hablante, con independencia del oyente.

Según el papel social del lenguaje, se diferencian una función comunicativa, dirigida hacia el significado y hacia el referente que ese significado representa, y en la que se aprecian dos direcciones, según el lenguaje sea práctico o teórico, y una función poética, orientada hacia el signo mismo, que es la que predomina en la comunicación literaria.

Además, por sus modos de manifestación, el lenguaje puede ser: oral o escrito (según el canal utilizado), y alternativo (con las interrupciones propias de diálogo) o monolo­gado. Estos modos se asocian con las funciones.

b. LENGUA LITERARIA. El CLP habla de lengua literaria refiriéndose a un tipo de lengua culta, un dialecto funcional de la expresión culta, más que a la lengua poética propia de los textos literarios, y hay que tener en cuenta, al explicar el origen de una determinada lengua literaria, los factores externos que la condicionan (condiciones políticas, sociales, económicas y religiosas…). Así, la lengua literaria, o culta, a partir de su función, se caracteriza por la ampliación y modificación del vocabulario (intelectualización), por la creación de palabras-concepto, y de expresiones para las abstracciones lógicas, por la necesidad de expresarse precisa y sistemáticamente, y por una mayor regularidad y normatividad, producto de una actitud más exigente hacia la lengua.

Esta lengua literaria se manifiesta principalmente mediante el lenguaje continuo y escrito.

c. LENGUA POÉTICA. Si la lengua literaria es un tipo de lengua culta, la lengua poética es la lengua de los textos literarios en cuanto textos artísticos. El lenguaje de los textos literarios o lengua poética debe estudiarse en relación con la tradición literaria y la lengua poética actual, y en relación con la lengua comunicativa contemporánea, o lengua estándar. Una de sus propiedades específicas consiste en enfatizar elementos que Domínguez Caparrós llama “de conflicto y de deformación en relación con uno de estos sistemas” (pág.246).

Para el Círculo Lingüístico de Praga, la lengua poética tiende a poner de relieve el valor autónomo del signo, y los medios de expresión que se vuelven automáticos en el lenguaje de comunicación, por el contrario, tienden a actualizarse en el lenguaje poético. Tal actualización varía de una época a otra y de una tradición poética a otra, o de una obra a otra, de manera que no se puede hablar de actualización poética, en abstracto, sino de actualización dentro de una estructura concreta.

d. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA POÉTICA.

El checo MATHESIUS, lingüista y crítico literario, había concebido ya la lengua como un sistema de niveles correlacionados: fonológico, morfológico y sintáctico y suprasintáctico o estilístico.

–Los niveles superiores imponen su organización categorial a los inferiores, pero siempre el último selecciona los medios de realización.
–Cada nivel es un subsistema, con unidades propias.
–El análisis estructural debe abarcar el aspecto paradigmático y sintagmático.

Para el CLP hay cuatro niveles:

-fonología poética: especifica el grado de utilización del repertorio fonológico en relación con el lenguaje de comunicación habitual, los principios de reagrupación de los fone­mas, la repetición de grupos de fonemas, el ritmo y la melodía. Es importante el ritmo como principio organizador del verso, y el paralelismo como procedimiento de actualización.

-vocabulario poético: se actualiza al destacarse por su contraste con la tradición poética y con la lengua de comunicación, por lo que tienen importancia los neologismos y los arcaísmos.

-sintaxis poética, con análisis, por ejemplo, del orden de las palabras.

-semántica poética, poco desarrollado en el momento de redacción de las Tesis del 1929.

e. CONCEPCIÓN DE LA LENGUA LITERARIA EN EL CLP

-perspectiva relacionada con las posiciones del formalismo ruso.

-el estudio de la lengua poética se enmarca en el estudio general de las funciones del lenguaje

-la valoración de los recursos estéticos ha de hacerse dentro de una estructura, ya sea la estructura de la lengua poética de una época, de una escue­la o de una obra.

-el estudio del lenguaje poético tiene un esquema similar al que se utiliza a la hora de estudiar el lenguaje de comunicación, con su fonología, sintaxis y semántica particulares.

f. ESQUEMA de BOHUSLAV HAVRÁNEK (“The functional differentiation of the standard language”,1932), que firmó las Tesis de 1929.

La estandarización de las lenguas es un proceso mediante el cual se fijan, en ese sistema, de manera estable y uniforme  las reglas de que está constituido a la vez que se amplían las funciones sociales para las que se utilizan. El lenguaje estándar se opone, por su función, al lenguaje poético (que, de hecho, tiene sus propios estándares).

Mathesius había caracterizado la lengua estándar por una estabilidad flexible, y Havránek la caracteriza por la intelectualización, que se define como “adaptación al objetivo de hacer posibles formulaciones precisas y rigurosas y, si es preciso, abstractas”. Se trata, pues, de una tendencia a la precisión que afecta tanto al léxico como a la gramática.

Havránek establece una escala de intelectualización, de menos a más, a la que corresponden distintos dialectos funcionales:

La función estética, y su correspondiente dialecto (la lengua poética), no tienen una finalidad primordialmente comu­nicativa, a diferencia de las otras funciones; además, su plano semántico es multivalente, complejo, frente a la unidad semántica de este plano en las otras tres funciones. La estructura de la obra literaria y sus actualizaciones poéticas determina la relación de las unidades léxicas con los referentes.

IV. 2. La función poética

a. JAKOBSON (¿Qué es la poesía?, 1934), siguiendo a los formalistas, reivindica la autonomía de la función poética, y define la poe­ticidad – en el Círculo Lingüístico de Moscú acuñó el término de literariedad– como “un elemento que no se puede reducir mecánicamente a otros elementos”.

Dicha poeticidad se enmarca en la estructura de la obra como “un componente que transfor­ma necesariamente los otros elementos y determina con ellos el comporta­miento del conjunto”.

La poeticidad se manifiesta en el hecho de que “la palabra es sentida como palabra y no como simple sustituto del objeto nombrado ni como explosión de emoción”; y en el hecho de que “las palabras y su sintaxis, su significación, su forma externa e interna, no son índices indiferentes de la realidad, sino que poseen su propio peso y su propio valor” (Jakobson, Questions de poétique)

b. MUKAROVSKY (“Standard Language and Poetic Language”, 1932), señala que el funcionamiento poético del lenguaje consiste en la actualización, es decir, en convertir en originales las manifestaciones lingüísticas, frente a la norma del lenguaje ordinario y al canon estético tradicional. La estructura de una obra consta de elementos actualizados y no actualizados, de manera que se hace imprescindible distinguir entre un contexto interno de la obra y un contexto externo formado por el lenguaje ordinario y la tradición poética.

Mukarovsky (La dénomination poétique et la fonction esthétique de la langue, 1938), define la denominación poética como “toda denominación que aparece en un texto con función estética dominante” , y que no está determinada por su relación con la realidad referida, sino por la manera de su encuadramiento en el contexto: es su relación con el contexto lingüístico en que el término se inserta la que le confiere una función estética dominante.

Mukarovsky relaciona la denominación poética con las funciones del lenguaje de K.Buhler (Teoría del lenguaje, 1934): función representativa (relación del signo con el referente); función expresiva (relación del signo con el emisor); y función apelativa (relación del signo con el receptor). Pero añade al esquema de Bühler una cuarta función, la función estética –que Jakobson denominará función poética en 1958–, que es aquella que hace recaer la atención sobre el signo mismo.

Mientras las tres primeras funciones hacen entrar la lengua en conexiones de orden prác­tico, la función poética la separa de dicho nivel práctico (esto no significa que no se encuentren las fun­ciones del lenguaje práctico en el lenguaje poético, ni que la función estética no se dé también en el lenguaje práctico). La concentración sobre el signo mismo es consecuencia directa de la autonomía propia de los fenómenos estéticos.

IV. 3. La obra literaria como signo

En el Círculo de Praga se plantea la relación de la obra literaria con la realidad exterior desde una perspectiva semiológica, estructuralista. Jan Mukarovsky (L’art comme fait sémiologique, 1934) señala el valor de signo que la obra literaria dentro de la sociedad:

“Los problemas del signo y de la significación son cada vez más apremiantes, ya que todo contenido espiritual, al traspasar los umbrales de la conciencia individual, adquiere el carácter de signo por el mero hecho de su inmediatez. La ciencia de los signos -SEMIOLOGÍA según Saussure o sematología en la terminología de Bühler -tiene que ser elaborada en toda su extensión. [...] La obra de arte, por ejemplo, es al mismo tiempo signo, estructura y valor”

Su justificación estriba en el hecho de que en toda conciencia indi­vidual existen contenidos que pertenecen a la conciencia colectiva, y porque todo contenido psíquico que desborda la conciencia individual adquiere carácter de signo simplemente por su comunicabilidad.

Jakobson lleva ya esta preocupación a los tiempos de los formalistas de Moscú “mostramos, al contrario, que el arte es una parte del edificio social, una componente en correlación con las otras, una componente variable…”(“Qu’est-ce que la poésie?”, 1933-34)

La obra de arte adquiere ese carácter de signo en tanto que destinada a comunicar al autor con la colectividad. Así, frente a lo que dice la estética idealista, la obra de arte no puede identificarse con el estado de ánimo de su autor, ni con los estados de ánimo que provoca en los receptores: la obra representa algo del mundo exterior que es aprehensible por todos. Para el estructuralismo existe algo objetivo, algo que es comprensible para todos, y este algo es lo que hace posible el estudio de la obra.

Con esta base, Mukarovsky establece las siguientes premisas para un estudio semiológi­co del arte:

1. Uno de los problemas esenciales de las ciencias humanas es el del signo, junto a los de estructura y valor. La investigación semiológica debe aprovechar los resultados obtenidos en las investigaciones de semántica lingüística.

2. La obra de arte tiene un carácter de signo que no se de be asociar al estado de conciencia individual del autor ni del receptor. La obra existe como objeto estético situado en la conciencia de toda una colectividad, y la obra/cosa es el símbolo exte­rior de este objeto estético inmaterial.

3. Toda obra de arte es un signo autónomo compuesto de una obra-cosa, u objeto material creado por el autor; un objeto estético instalado en la conciencia colectiva, y la relación entre ambos y la cosa significada o realidad (el contexto total de los fenómenos sociales)

4. Además de la función autónoma, la obra de arte también tiene una función comunicativa, que es especialmente evidente en las obras artísticas que poseen tema, como son las obras literarias.

5. Las dos funciones semiológicas, comunicativa y autónoma, que coexisten en las artes que tienen tema, conforman una de las antinomias dialécticas esenciales de la evolución de estas artes.

IV. 4. La obra literaria en la historia

Frantise W. Galán observa que lo que distingue al estructuralismo checo de otras corrientes de la teoría literaria del siglo XX es su compromiso con la historia de la literatura. Félix Vodicka (The History of the Echo of Literary Works, 1942) señaló los problemas de la historia de la literatura y, especialmente, el problema de la recepción de las obras, con una perspectiva que ha sido de interés para la Escuela de Constanza, promotora de la estética de la recepción, a partir de los años 70.

Vodicka concibe la obra literaria como “un signo estético dirigido a una audiencia”, lo cual obliga a tener muy presente su recepción, pues la obra sólo se hace objeto estético en el acto de lectura. La aceptación e interpretación de la obra por parte de un público se producen en una época determinada y lleva, por tanto, las marcas de esa época, con lo que la historicidad de la obra y su recepción se hallan estrechamente relacionadas.

Vodicka establece un programa de trabajo para la construcción de una historia literaria enumerando cuatro tareas que tengan en cuenta tanto el contexto como la recepción de las obras; en él, la reconstrucción de la norma literaria tiene que hacerse atendiendo a las obras que se leen con gusto, fijándose en las poéticas de la época, examinando la crítica del momento…todo ello, sin olvidar la influencia de la literatura en las esferas extraliterarias.

Las teorías de Jan Mukarovsky y Felix Vodicka serán recuperadas y reelaboradas por Hans Robert Jauss, cabeza de la moderna estética de la recepción. Lubomír Dolezel (Semiotics of Literary Communication, 1986) sitúa en la Escuela de Praga el principio de la semiótica poética, y relaciona las aportaciones más conocidas de esta escuela –sobre la especificidad de la comunicación literaria, el modelo semiótico de la estructura literaria, la semiótica del sujeto y el entorno de la literatura, la referencia poética y la transmisión literaria– con los principales problemas de la teoría actual.